martes, 20 de agosto de 2013

Hablar en público: La entrevista.

Las preguntas no son nunca indiscretas.
Las respuestas, a veces sí.
Oscar Wilde (escritor, poeta y dramaturgo irlandés; 1854-1900)
Podríamos definir de forma muy general que la entrevista es el dialogo entre dos o más interlocutores, en el que uno de ellos tiene el rol de “entrevistador” y recaba las respuestas a determinadas cuestiones.  Por lo que la misión del entrevistador será la de “extraer respuestas al entrevistado”.
 
 
Acompaño como ejemplo la entrevista que se realizó a José María Aznar, expresidente del Gobierno español, el 21 de mayo de 2013, y que fue retransmitida por Antena 3.

Vamos a dar un repaso general a todos los tipos de entrevistas.  Ese conocimiento general nos ayudará a superar cualquier entrevista que se nos haga.  Por ejemplo, una entrevista de trabajo.

Como rasgos generales, podríamos decir que las respuestas deben ser breves discursos orales.  En el caso específico de entrevistas para programas de radio o televisión, variarán las circunstancias y también las técnicas, por lo que será necesario ponerse en los zapatos del entrevistador y conocer las peculiaridades de las entrevistas audiovisuales.  De esta forma se podrá pensar como él y sacarle el mayor partido.

En el caso de los medios, el entrevistador no solo deberá extraer respuestas del entrevistado, sino que además deberá conseguir que sean inteligibles e interesantes para el público.  A diferencia de la entrevista periodística, en la que el entrevistador necesitará redactarla y modificarla para ajustarla al formato, en estas entrevistas, salvo por circunstancias técnicas, habrá una conexión directa entre el entrevistado y el público, de forma que éste no tendrá sospechas de la manipulación.  Lo que dice entrevistado, lo dice él y nadie más.

La entrevista es probablemente el género audiovisual más popular al ser muy eficaz en el entretenimiento.  La interacción que se establece en la comunicación interpersonal provoca sobre el oyente un efecto de atracción que hace que el público, a pesar de no participar, sea testigo del dialogo y se involucre en él.

Todas las entrevistas, desde las más sencillas hasta las entrevistas de trabajo, e incluso las periodísticas, operan una serie de códigos que influyen en los interlocutores y en el resultado final del dialogo, por lo que se deben conocer y reflexionar sobre ellos.  Además, habrá que tener en cuenta además, que las entrevistas no se construyen únicamente con palabras.

a)  Códigos de situación.-  Serán los que nos dan datos acerca del lugar donde se realizará la entrevista.  No será lo mismo realizarlo en una cafetería, paseando por un parque, en el despacho del entrevistado, en el hogar, en un plató de televisión, etc.  El lugar influye en el estado psicológico de los interlocutores y en el resultado final.  Si somos los entrevistados y tenemos que elegir el lugar, deberíamos elegir aquél en el que nos encontremos física y psicológicamente más cómodos.

b)  Códigos de identidad.-  La información sobre la otra parte es fundamental.  Estos códigos aportan al entrevistador, y también a la audiencia, datos sobre el entrevistado: sexo, lugar de origen, rol social, educación, relación con los hechos, etc.  Esta información de forma previa, ahorrará tiempo en hacer este tipo de preguntas, por lo que se podrán realizar preguntas más interesantes, y aportarán mayor fluidez y amenidad a la entrevista.  También tendremos códigos de identidad en otros factores, como la forma de hablar, la apariencia, el atuendo (la presencia).

c)   Códigos verbales.-  Es la esencia de los mensajes orales, sin los que sería imposible realizar la entrevista.  Lo habitual será el binomio pregunta-respuesta, y los códigos verbales se sustentarán en la técnica de la pregunta y las reglas de protocolo.

Nos podrán realizar dos tipos de preguntas:

·       las directas o provocativas, claras y que van al grano del asunto y que sitúan al entrevistado entre la espada y la pared; y
·       las indirectas o neutrales, en las que el entrevistador no toma partido o postura alguna.

El plan de preguntas previstas de antemano debe mantenerse permanentemente abierto en función de la evolución de la conversación y cuyos términos e intereses son siempre imprevisibles, por lo que cabrán preguntas complementarias.

Por ese motivo, tenemos derecho a saber sobre lo que se nos va a preguntar.  No se trata de conocer la formulación de las preguntas, pero sí el estilo general.  Debemos desconfiar si se nos niega esta información previa.

Al modo de hacer preguntas se le denomina reglas de protocolo o etiqueta.  En función de éstas reglas las respuestas pueden estar condicionadas:

·       Por el hecho de que se utilice o no el tuteo;
·       Por la forma de llamarse, bien por el nombre, por el apellido o por el cargo;
·       Por las posibilidades de respuesta;
·       Por el número y la contundencia de las interrupciones;
·       Por el tono, el timbre o la intensidad de la voz. 

Antes de realizar una entrevista periodística audiovisual conviene que los interlocutores se pongan de acuerdo en el tipo de preguntas y respuestas, así como las reglas de protocolo que se van a utilizar.

a)  Códigos no verbales.-  La comunicación no verbal expresa nuestro estado de ánimo y nuestras circunstancias afectivas, y otros elementos que influyen en el desarrollo y resultado de la comunicación.  Por ejemplo:

·       La colocación de los interlocutores: frente a frente, uno al lado del otro, en sillas o sofás, junto a una mesa, etc.);
·       El grado de cercanía física entre ambos,
·       Los movimientos de las manos; y
·       Los movimientos que se puedan hacer con la cabeza, especialmente con los ojos.

b)  Códigos de complemento.-  Son el conjunto de elementos técnicos que hacen posible o complementan la situación ambiental de la entrevista.  En una entrevista de trabajo el CV es un complemento, o los test o pruebas a las que se someta el entrevistado, también los informes y referencias.  En las entrevista de radio o televisión serán las cámaras y micrófonos, el público presente en el lugar de la entrevista y los sonidos o imágenes que el realizador pueda insertar para ilustrar o contextualizar la entrevista.

En cuanto a las características de las entrevistas, se podría decir que el proceso de la entrevista oral hace que las relaciones sean complejas.  El interés humano es la causa de que sea popular.  A veces el autentico protagonista es el entrevistador, y además es a quien la audiencia quiere escuchar.

Joseph Joubert (1754-1824, moralista y ensayista francés) explicaba que “las respuestas descubren la agudeza mientras que las preguntas ponen de manifiesto la amplitud del ingenio”.

En la entrevista no solo interesa el “quién”, sino el “cómo” y el “porqué”.  El entrevistador tendrá que desplegar sus recursos lingüísticos, gestuales e intelectuales para obtener del entrevistado en poco tiempo declaraciones nuevas, sinceras, importantes o sorprendentes.  La figura del entrevistador es muy importante y condiciona el resultado.

John Ray (1627-1705, naturalista inglés) decía “un necio puede hacer en una hora más preguntas que las que un sabio puede contestar en siete años”.  No hemos de temer a este tipo de entrevistadores, pero debemos estar atentos a sus reacciones en las preguntas y comentarios, porque serán imprevisibles.

Las modalidades de las entrevistas van en función de los entrevistadores.  La flexibilidad es su característica principal, y esto le dota de innumerables posibilidades.  Vamos a exponer las más habituales:

1.   Atendiendo al fin que se pretende conseguir.-  El entrevistado dispondrá de tiempo para expresar detalles y circunstancias.  Deberá poner de manifiesto su inteligencia, rapidez de reflejos y capacidad de adaptación.  En caso de no tener experiencia, para salir airoso deberá ser muy sincero y natural.

a.   De Personalidad.- Únicamente interesa la persona del entrevistado en cualquiera de sus facetas.  Suelen ser de larga duración y se debe cuidar mucho el ritmo para que no sea aburrida ni pesada, y provoque el interés.  Existen dos tipos:

·       De retrato.- Para poner de manifiesto los datos más relevantes de la personalidad del entrevistado, su modo de ser, gustos, aficiones, entorno familiar, convicciones políticas, comportamientos sociales, y todo lo que revele su mundo interior.

Una forma de presentarlo es como un interrogatorio de preguntas muy breves, como si fuera un test.  El cuestionario debe estar muy bien preparado en la selección y formulación de preguntas, y en el orden en que se plantean procurando que no sean previsibles.

·       Biográfica.-  Se pretende que el entrevistado cuente los rasgos esenciales de su vida.  Puede tener una doble perspectiva, bien que sea el entrevistador el que la dirija o bien que sea el entrevistado quien decida de lo que quiere hablar.

b.  De Declaraciones.-  Son propias del ámbito periodístico y no interesa tanto la identidad del personaje como lo que nos va a manifestar de determinadas cuestiones.  Existen varios tipos:

·       Entrevistas rito.-  Se pretenden conseguir simplemente de forma urgente declaraciones de un personaje, y no interesa lo que diga.  Los entrevistados son personalidades, personas públicas o individuos que de forma súbita inspiran interés por lo que sea.

·       De opinión.-  Se buscan impresiones personales sobre temas de actualidad.  No son tan urgentes como las de “rito” y deben ser más breves que las “de profundidad”, y aunque sean imprecisas las respuestas, se compensan con la espontaneidad y la intensidad emocional.

·       De explicación.-  Se centra en los protagonistas del hecho o en personas relacionadas significativamente con el mismo.  Su finalidad es aclarar algunos aspectos básicos de la noticia (quién, qué, cómo, cuándo, dónde o por qué).  Su duración depende del tema y del tiempo asignado en el programa.

·       En profundidad.-  Cuando el tema es de indudable interés y el entrevistado es una autoridad en la materia.  Será la opinión del experto.  Su duración es mayor que en los casos anteriores

2.   Atendiendo al estilo de la entrevista.-  Tanto las entrevistas de personalidad, como de declaración cabrían estos estilos.

a.   Impresionista.-  Basada en la alternancia rápida de preguntas y respuestas.

b.  Expresionista.-  El dialogo es más calmado y sometido al transcurso de la conversación.

3.   Según el momento en el que se realizan y se emiten.- 

a.   Directo.-  Suponen un riesgo, pero resultan más frescas y espontáneas, y provocan mayor impacto en los oyentes.  No existe posibilidad de rectificación.  Importa especialmente el control del ritmo interno de la entrevista, de la expresividad y del tiempo de la misma.

b.  Diferido.-  Tienen el problema de la falta de atractivo al estar grabadas.  Sin embargo permite una mejora en el montaje de la misma.  Se puede mejorar el sonido y cortar determinadas partes, además de modificar el orden de las preguntas y respuestas.

4.   Considerando la situación comunicativa, podrá ser cara a cara o sin contacto visual.- 

a.   In situ.-  Puede ser en el mismo momento en que se producen los hechos o posteriormente.  Debe ser relevante el personaje seleccionado, y las preguntas serán rápidas y concretas.  El lugar es relevante porque ilustrará la entrevista y ayudará a la comprensión del mensaje.

b.  Telefónica.-  Debida a las dificultades del desplazamiento o a la necesidad de inmediatez, y sirven para la obtención rápida de declaraciones sobre un hecho de rabiosa actualidad.  Existe un riesgo de interrupciones, ruidos y calidad deficiente en el sonido por lo que serán muy breves.  Son mucho más frías, resta claridad al contexto, dificulta las intervenciones y disminuye las posibilidades expresivas.

c.   En distintos estudios y platós.-  La situación psicológica del entrevistado es mejor, por cuanto las cuestiones técnicas estarían resueltas pero seguiríamos sin tener contacto visual con el entrevistador, lo que dificulta la situación comunicativa.

d.  En el mismo estudio.-  Al igual que la “in situ” se realiza cara a cara, y por eso las situaciones comunicativas son más ricas.  Los entrevistadores dispondrán de muchos datos sobre sus interlocutores.  Los entrevistados, sin embargo, pueden encontrarse incómodos en un estudio de radio o televisión, y a veces incómodo, por lo que convendrá acudir con antelación para familiarizarnos con los elementos técnicos y con el espacio.

Como se puede comprobar existe una gran variedad de entrevistas que contribuyen a que sea un género complejo.  Resolver de forma eficaz una entrevista no es difícil para quien está acostumbrado a auditorios numerosos y dispone de las técnicas básicas para hablar en público.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada