viernes, 19 de junio de 2015

Los cinco despidos más tontos por Twitter; #Nosóloarruinaapolíticos


"¿Se os ha ido alguna vez el tono en Twitter? A Guillermo Zapata le ha costado esta semana su puesto como concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Madrid y no ha sido el único político que ha estado a punto de arruinar su carrera por su incontinencia tuitera. Pero, ojo, que no sólo a políticos arruina Twitter. Aquí va una selección con cinco de los despidos más sonados por culpa de ¿inocentes? comentarios que hacemos en esta red social.


1. El comentario racista de Sacco


Justine Sacco era una persona anónima con apenas 170 seguidores en Twitter... hasta que en diciembre de 2013 decidió irse a África de vacaciones y fastidió su vida en un momento con un comentario racista antes de embarcar en su vuelo. Tenía un trabajo estable y bien pagado como directora de Comunicación en InterActiveCorp, responsable de portales como Meetic, Vimeo o Match.com, entre otros, hasta que se bajó del avión. Sacco escribió en su perfil: "Me voy a África. Espero no pillar el sida. Es broma, ¡soy blanca!". Cuando encendió su teléfono al aterrizar, su mensaje había dado ya la vuelta al mundo, provocando un gran rechazo social y grandes críticas, incluso a su empresa. InteractiveCorp la despidió de inmediato.

2. El camarero listillo que habló de más


John-Barrett Ingles trabajaba como camarero en el restaurante Barney Greengras de Beverly Hills en 2009 hasta que una famosa se cruzó en su vida. La actriz Jane Adams entró a cenar en el local. Se había dejado la cartera y no pudo pagar los 13,44 dólares de la factura. Pidió disculpas y al día siguiente se pasó su representante a abonar lo debido. Pero a Ingles no le pareció suficiente y tuiteó: " "Jane Adams, estrella de la serie Hung de la HBO se ha ido sin pagar 13,44 dólares. Su representante llamó y pagó al día siguiente. ¡No dejó propina!". Dos semanas después de su tuit, Adams en persona fue al Barney Greengras y dejó una propina de tres dólares. También habló con el encargado, que acabó despidiendo al camarero indiscreto.

3. La periodista italiana que llamó imbécil a Alonso

Paola Saluzzi le salió caro desahogarse vía tuit. Cuando el piloto español Fernando Alonso aseguró que no se arrepentía de haber abandonado la escudería Ferrari, Saluzzi, que trabajaba para Sky arremetió contra él a través de la red social y le llamó #arrogante, #envidioso y #pedazodeimbécil. La dirección de la cadena consideró que la italiana había sobrepasado los límites de la opinión en Twitter y la suspendió tras la polémica.

4. Antes de empezar... despedida


Su carrera empezó mal... bueno, no llegó ni a empezar. Una adolescente de Texas encontró un trabajo en una pizzería para el verano. El día antes de incorporarse, hizo una mención despectiva en Twitter con tan mala suerte que el que iba a ser su jefe lo leyó. @Cellla, que así se llama en Twitter, escribió: "Empiezo en este jodido trabajo mañana". "No empiezas este jodido trabajo mañana, está despedida. Buena suerte en tu vida sin trabajo y sin dinero", le contestó su jefe por la misma vía.

5. Funcionario de la Casa Blanca crítico con Obama


Jofi Joseph formaba parte del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca pero en Twitter tenía un seudónimo, @NatsecWonk, con el que criticaba con dureza las políticas de la Administración de Barack Obama. Llegó a expresar dudas sobre la versión del Gobierno tras los atentados del 11-S y se abrió una investigación interna para tratar de identificarle. Por supuesto, lo descubrieron y Joseph perdió su empleo en 2013."

Tened en cuenta el poder que la comunicación tiene, y las consecuencias que pueden afectarnos a nuestra vida, en un momento puntual, o al resto de nuestra vida sin que podamos levantar cabeza, pues siempre nos lo van a recordar.
Y que cuando años después vayamos a a algún lugar, como ocurre ahora con algunos de los Concejales de Madrid, nos recuerden lo que dijimos.  Y seguirá afectándonos el error de comunicación que un día cometimos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada