miércoles, 22 de febrero de 2012

Hablar en Público: Preparación del discurso.

“Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.”
Voltaire (François Marie Arouet, escritor, historiador, filósofo y abogado francés, 1694-1778)






Cuando estamos dispuestos a dar un discurso, hay dos cuestiones esenciales y previas que debemos tener en cuenta: Debemos dominar el tema mucho más allá de los conocimientos para dar el discurso, de tal forma que lo que vayamos a decir suponga solamente una pequeña parte, y que detrás haya una serie de conocimientos que lo sustenten; y esos conocimientos deben estar al día, pues seguro que entre nuestra audiencia habrá alguien que si los tenga actualizados.

Pero no es solo a esa preparación a la que me quería referir con el enunciado, sino a toda la preparación logística que conduzca a que nuestro discurso llegue a buen puerto.

Enumeraremos todas aquellas cuestiones que entiendo son fundamentales:
  1. Tenga la sala adecuada.- Debe procurar tener la sala adecuada a la cantidad de público que vaya a tener y a las herramientas que vaya a utilizar en su presentación.
  2. Viajes y alojamiento.- Si tiene que viajar para dar el discurso, debe planificar con antelación el viaje para que pueda estar con suficiente tiempo. Prevea cualquier eventualidad y planifique transportes alternativos. Debe llegar a la sala con tiempo suficiente para poder relajarse antes de su charla, y también para poder realizar las comprobaciones de rigor.
  3. Compruebe que todo el material necesario se encuentra en la sala.- Repase que todo el material que va a utilizar está a su disposición y funciona correctamente.
  4. Comprobaciones previas de sonido y luz.- Antes del comienzo de la discurso, todo el equipo técnico que vayamos a utilizar debe estar ajustado y comprobado. Tenga bombillas adicionales. Molesta mucho al público que lleguen al lugar y todavía se estén dando golpecitos al micrófono, o repitiendo 1, 2, 3, 4, probando. Las comprobaciones deben haberse realizado antes de que llegue nuestro público.
  5. Tenga claros los objetivos.- Conocemos la finalidad, pero el qué y cómo, es lo que tenemos que definir. Que es lo que queremos dar a conocer, y qué técnicas y habilidades utilizaremos para ello.
  6. Conozca a la audiencia.- Será fundamental que conozcamos a nuestro público. En algunos casos, al tratarse de una presentación o discurso para un público definido, podremos conocer previamente la edad, la profesión, y otros datos que nos puedan ser relevantes. En otros casos, cuando se trate de una presentación o discurso pública, y no sepamos quien va a acudir, tendremos que hacer una estimación y enterarnos de que tipo de personas suelen acudir en esa sala o en la empresa organizadora.
  7. Desarrolle ejemplos adecuados.- El público agradece que se le pongan ejemplos, por lo que hemos de tener preparados varios, pero los ejemplos o anécdotas que utilicemos deben conectar con nuestros mensajes y con las necesidades y con las realidades de los participantes. Tienen que ser ejemplos que guarden relación con el tema y el punto que estamos explicando, y que de alguna forma puedan conectar con nuestro público.
  8. Controle las interrupciones.- Debemos asegurarnos que todo el personal implicado en la organización esté informado de los descansos que se van a realizar, y que cualquier mensaje importante se lo hagan llegar en el descanso. Al comenzar deberemos indicar la necesidad de apagar o silenciar todos los móviles, por lo que les recomiendo que delante de todos lo haga usted primero y en ese momento lo solicite.
Debe recordar que como orador es usted, y solo usted, el único responsable del éxito o fracaso de su charla, por lo que debe supervisar personalmente todo lo relacionado con la discurso. Aunque la organización sea externa, su obligación será realizar las comprobaciones o supervisar que se hayan realizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada